Golosinas sin lactosa: un inmenso mercado por conquistar

Un stock de golosinas sin lactosa resulta fundamental para satisfacer al consumidor con intolerancia a la lactosa. Se trata de la intolerancia alimentaria más común, y Wonkandy ha elaborado una gama de productos para cubrir un nicho de mercado muy amplio dentro de la población adulta, que presenta los síntomas en diferentes grados.

Características de las golosinas sin lactosa

En España, según datos de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, y la Sociedad Española de Patología Digestiva, hasta el 15% de los adultos es intolerante, y el 34% presenta mala digestión de la lactosa.

La lactosa es un azúcar presente en la leche que, para metabolizarse, necesita una enzima (lactasa) que el intestino de los bebés produce de formas natural. La intolerancia es relativamente común pues, terminada la edad de la lactancia, según madura la persona, por predisposición genética o enfermedades, el organismo deja de producir dicha enzima.

El mercado adulto de golosinas gourmet sin lactosa, ya de por sí amplio, se amplía más por las características de dicha intolerancia. Genéticamente, las personas caucásicas son las menos propensas a la intolerancia, y las de origen africano y asiático, las que más. Cualquier empresa que busque ampliar sus ventas en mercados como Asia o África contará con una enorme cantidad de consumidores potenciales.

Algunas personas pueden consumir productos con menor contenido de lactosa y otras deben abstenerse del todo. Para quienes presentan mayor intolerancia, ciertos productos, aunque no se elaboran con leche como ingrediente principal, sí pueden contener trazas de lactosa que produzcan los síntomas. Wonkandy elabora su línea de golosinas sin lactosa sustituyendo los ingredientes precisos por sus equivalentes de origen vegetal, o libres de lactosa, y cualquier riesgo de reacción queda suprimido.

Ventajas del empaquetado de las golosinas sin lactosa gourmet

El peso de la imagen de marca de productos gourmet recae en la presentación y envasado. Estas golosinas, pensadas como regalos exclusivos, además de sabor, ofrecen una experiencia sensorial y emocional. El auge de productos gourmet se plasma en un crecimiento de ventas exponencial en los últimos años.

Un producto gourmet bien presentado justifica su precio, y aún más si atiende a criterios de sostenibilidad y ecológicos en el packaging. Las marcas de lujo, como Wonkandy, asumen que los consumidores se han vuelto conscientes con el cuidado medioambiental, y eligen productos que lo respeten en su fabricación, transporte y

Las golosinas sin lactosa con embalaje de lujo responden a la lógica del mercado para posicionar el producto en un rango de precio Premium. Además, el envasado de alta gama ofrece las siguientes ventajas:

  •          Gran impresión visual. Es más fácil distinguirse de la competencia en el punto de venta.
  •          Motivación de compra diferente, pues las golosinas sin lactosa se pueden considerar como un regalo para el público adulto. Por un presente se paga más que por algo que se considera una golosina para niños.
  •          Percepción de menor riesgo de compra por parte del cliente al tratarse de un producto gourmet.
  •          Competencia reducida. Apenas existen competidores dentro de la categoría de golosinas gourmet, y en ocasiones Wonkandy será la única marca existente.