Golosinas veganas gourmet

Las golosinas veganas Wonkandy sustituyen los ingredientes, sabores y colorantes de origen animal por equivalentes vegetales. Wonkandy elabora la línea gourmet de golosinas veganas ajustada a los estándares del veganismo ortodoxo, y resultan aptas para el resto de tendencias, como vegetarianos o flexiterianos.

Los productos pensados para quienes practican el veganismo se han convertido en presencia habitual en los estantes de supermercados y tiendas de alimentación. De origen estadounidense, esta filosofía vital se ha extendido por todo el mundo, y existe un enorme nicho de mercado para los productos veganos. Según la consultora Lantern, en 2017, un 7,8% de la población española ya practica algún tipo de vegetarianismo.

Diferencia entre productos veganos y vegetarianos

Las golosinas veganas son fabricadas según los conceptos veganos, que difieren en ciertos puntos del vegetarianismo. En la base de la dieta vegana existe un fuerte sentido ético acerca del respeto a todas las formas de vida. La dieta vegana excluye cualquier producto de origen animal, aunque no implique daño al mismo; mientras que en el vegetarianismo se permiten ciertos alimentos derivados, como leche, queso, huevos y miel.

Ingredientes típicos en confitería, como el ácido esteárico, obtenido a partir de lana de oveja, el famoso colorante carmín extraído de la cochinilla, o la gelatina alimentaria de cerdo o pescado, se sustituyen por alternativas basadas en las plantas.

Un sustitutivo muy popular de la gelatina animal es el agar (Kanten, en japonés), un gelificante natural obtenido del procesamiento de algas rojas. Otras gelatinas vegetales, según el producto, son la harina de algarroba y la pectina, que se deriva de la manzana.

Importancia del packaging de golosinas veganas gourmet

El embalaje correcto marca la diferencia en la decisión de compra. En el caso de las golosinas veganas gourmet, el empaquetado debe exponer al primer vistazo la calidad del producto que ofrece y diferenciarse de la competencia.

Un packaging de lujo refuerza la imagen de marca hasta el punto de que, según estudios, el 37% de los compradores están dispuestos a comprar una marca alternativa si no pueden encontrar el producto que desean en el estante.

Los consumidores del siglo XXI buscan más que un empaquetado correcto que sirva para contener el producto. Son cada vez más exigentes en criterios como la facilidad de interpretar el etiquetado, su calidad o materiales de elaboración. Este gusto por la calidad ha saltado la frontera de productos como la joyería, o la perfumería, hasta llegar a sectores como la alimentación.

Un consumidor de golosinas gourmet busca, por un lado, una impresión de excelencia, pues el producto Premium va más allá de una golosina y se convierte en un objeto de regalo. Por otra parte, además de la calidad inherente a la elaboración de las golosinas, también exige que el envase se ajuste a criterios de cuidado medioambiental y cierta ética de marca.

El veganismo es una filosofía de vida que valora aspectos como la energía generada en la producción, o la huella de carbono de los envases. Tales son los criterios que sigue la firma Wonkandy en el packaging de cualquiera de sus productos.